edición 6538 - visitas hoy 5136

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte

Perpetua para dos jóvenes que mataron a un hombre en Benavidez

Perpetua para dos jóvenes que mataron a un hombre en Benavidez
Dos jóvenes fueron condenados a prisión perpetua por haber asesinado de un tiro en la cabeza a un hombre que se negó a entregarles una mochila cuando, en 2015, lo asaltaron en la puerta de un country de la localidad bonaerense de Benavídez, en un caso que los jueces consideraron como un típico “homicidio por resentimiento”.
La última vez que Albino Torres Giménez salió a trabajar tenía 19 años. Fue la mañana del 6 de octubre de 2015, alrededor de las 6. Era albañil, había nacido en Paraguay y vivía en Benavídez, partido de Tigre. Para esa época estaba en una obra de construcción de un edificio. Era tan temprano que no había sol cuando dos hombres lo asaltaron en la parada del colectivo. Quisieron sacarle la mochila, pero Albino se resistió: lo mataron de un tiro en la cabeza. Ayer condenaron a sus dos asesinos a “prisión perpetua” y lo novedoso es que los jueces consideraron que se trató de un “homicidio por resentimiento”.

El fiscal de juicio, Mariano Magaz, había pedido pena máxima para “homicidio agravado criminis causa”. Esa calificación se sostiene cuando el crimen se comete para ocultar otro delito, en este caso el intento de robo.

Todo sucedió en Ignacio Corsini y Pampa, frente al barrio privado “Las Glorias”. Las cámaras de seguridad captaron toda la secuencia. Esto fue clave para lograr identificar a los asaltantes y detenerlos. Uno de los vigiladores escuchó el disparo y vio cómo dos personas escapaban. Cuando salió a ver qué pasaba, Albino estaba muerto en la calle.

El primero en caer preso fue Sergio Oscar Petrini (22), alias “Oscarcito”. Lo encontraron en la casa de su madre, a diez cuadras del lugar del hecho. Los dos ladrones eran vecinos de Albino, vivían en el mismo barrio. Después la Policía fue tras Marcelo Hernán Gorosito (24), alias “El Rubio”.

Durante la instrucción del caso, los dos acusados se habían negado a declarar, pero en el juicio confesaron.

“Estoy arrepentido, todo sucedió como lo dijo el fiscal. Yo tengo dos hijas chiquitas. Tuve una ‘probation' en la Federal por un robo agravado, y no supe aprovechar esa oportunidad”, dijo Petrini. Y reconoció: “El que llevaba el arma ese día era yo, y el que disparé fui yo también. No lo voy a negar”. Su cómplice, Gorosito, declaró: “Yo no tuve intención de lastimar a nadie, no pensamos que iba a pasar esto y que iba a terminar así, pero una cosa llevó a la otra. La idea era sólo robarle a este chico, pero después pasó lo que pasó. Estoy arrepentido”.

“Aquí no se mató ‘para' sino ‘por'. En el caso, por no haber logrado los autores el fin propuesto al intentar otro delito” (el robo). En palabras prestadas, este agravante castiga la conducta de aquel que mata por despecho, resentimiento, frustración o mal querencia”, dice el fallo, según Télam.

Los jueces Alberto Ortolani, María Elena Márquez y Gonzalo Aquino consideraron que fue un típico homicidio “por resentimiento”, ya que la víctima no quiso entregarles la mochila y por eso fue ejecutada.


Últimas Noticias