edición 6135 - visitas hoy 48005

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

El alcaucil Platense: El valor de un noble producto de la tierra y la tradición

Este alimento goza de un gran prestigio entre los mejores chefs de país y se cultiva a partir de métodos transmitidos de una generación a otra dentro de las familias italianas que encontraron, en las características climáticas del cordón hortícola de La Plata, el lugar propicio para convertir a la alcachofa en un producto codiciado y a la capital bonaerense en el principal productor a nivel nacional.

Para los platenses la Fiesta del Alcaucil es una tradición que se espera, se siente y se vive durante todo el año. La edición 2020 será virtual y se realizará del 3 al 31 de octubre en las redes sociales @alcachofasplatenses (IG) y @AlcaucilesLP(TW), del grupo de productores “Alcachofas Platenses”.


La propuesta consistirá en un recorrido por el Camino del Alcaucil Platense en donde cada parada desarrollará, de acuerdo con el cronograma general, una temática específica sobre ese cultivo. La primera será este sábado, y las siguientes  segunda, la tercera, la cuarta y la quinta el 10, 17, 24 y 31 de octubre sucesivamente.


Cada propuesta comenzará a las 11:00 con experiencias de cosecha y continuará a  las 14:00 con la difusión y derribo de mitos en torno de las alcachofas, como por ejemplo que solo se come el corazón. A las 16:00 se compartirán consejos para conservar este producto en casa y a las 19:00 se desarrollarán recetas de cocina saludable, platos gourmet y preparaciones fáciles, económicas y prácticas.


“Durante la fiesta se comercializará una caja con alcauciles blancos, violetas o mini alcauciles, una botella del aperitivo Cynar y un escabeche de alcaucil”, explicó Adriana Riccetti, integrante de “Alcachofas Platenses”.


También informó que la venta de alcauciles frescos será a través del link del formulario que publicarán en el perfil de sus cuentas y habrá puntos de distribución en distintos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en comercios de La Plata.


Sello distintivo


En 2016 los alcauciles platenses recibieron el Sello de Indicación Geográfica, una distinción que protege la producción y la calidad de la alcachofa de acuerdo a las características que tiene el producto, a la región en la que se cultiva, a la historia de los conocimientos y métodos que se aplican para su cuidado, a las cualidades del suelo y las condiciones climáticas.


El alcaucil y sus técnicas de cultivo llegaron de la mano de los inmigrantes italianos que  se instalaron en Arana, Abasto y Etcheverry en la década del cuarenta. Allí trabajaron en sus quintas y huertas, transformando a la zona en una de las áreas hortícolas más destacadas del país.


La fiesta revive la tradición europea de agradecer y compartir con la comunidad la nueva cosecha.


Platenses con valor y prestigio


“Los principales chefs de la Argentina vienen a buscar los alcauciles a La Plata”, afirmó el experto en cocina platense Diego Cortes, quien desde hace seis años comenzó a trabajar junto a Adriana Riccetti “para darle una identidad más gastronómica a la fiesta y otorgarle mayor protagonismo al alcaucil”.


“En La Plata más del 80 por ciento de los productores tiene una tradición en el  cultivo y por eso consiguen un producto logrado y singular”, sostuvo Diego quien a la hora de elaborar platos en su cocina no duda en elegir productos locales tratados con técnicas de la agroecología.


Un clásico es comer las brácteas, parte superficial de la alcachofa, con aceite y limón. También se puede trocear el corazón e incluirlo en salsas, tortillas y rellenos.


“El alcaucil es muy versátil”, sentenció este gastronómico platense y recomendó  hervirlo completo y aprovechar todo el producto.


Otra de sus sugerencias es la elaboración de las láminas de alcaucil fritas, acompañadas con alguna salsa como una opción saludable de aperitivo.


Una de las elaboraciones de Diego Cortes es la pizza de salsa pomodoro, ajo, pimientos asados y asados, alcaparras, albahaca, olivas negras y alcauciles. También se usa como relleno de empanadas.


El especialista explicó que el “complejo y dual sabor del alcaucil con su ácido y cierto dulzor”, invita además a la preparación de postres como tallitos en almíbar, flan y mousse de alcachofa con bizcocho de mandarina.


La edición virtual de la Fiesta del Alcaucil será una gran posibilidad de trascender los límites físicos y que otras regiones del territorio nacional, y también del mundo, conozcan este alimento con sus propiedades e historia.

Noticias de Actualidad

El Gobierno bonaerense y el Obispado de San Justo buscaban hoy reubicar a los estudiantes y al plantel docente afectados por la decisión del Instituto French de la localidad de Ramos Mejía, partido de La Matanza, de cerrar a partir del año próximo, debido a la alta morosidad y las deudas por la suspensión de las clases presenciales ante la pandemia de coronavirus.

Noticias de La Zona Norte