edición 5899 - visitas hoy 25324

Pronóstico de Tutiempo.net
elcomercioonline.com.ar

Noticias de la Zona Norte

12.07.2018 - 9:13

Se realizó en el Luna Park una jornada de oración de la Renovación Carismática Católica

El pasado lunes 9 de Julio se llevó a cabo en el Luna Park una Jornada única de Oración, Alabanza y Testimonios organizada por la Renovación Carismática Católica de Buenos Aires (RCCBA) con momentos compartidos con evangélicos.
Desde muy temprano, Pino Scafuro y el padre Gustavo Jamut, coordinador y asesor de la RCCBA respectivamente, animaron desde el escenario a los miles que iban llegando al estadio, listos para vivir un día auténticamente especial, quienes también eran recibidos por el equipo musical que ejecutaba en vivo rítmicos temas de alabanza al Señor.

Al mediodía hubo un bello y profundo momento de adoración eucarística que fue rezado por toda la asamblea. En tanto que en simultáneo con todo lo que acontecía y a un costado del escenario central, los asistentes realizaron una gran obra mural sobre tela --bajo la tutela de los artistas plásticos Jorge Tarifa y Fernanda Baffa-- que representaba al Padre abrazando a la familia. Además y durante varios momentos del día circularon entre las plateas grandes marionetas que representaban a monseñor Angelelli, cardenal Pironio, santo cura Brochero, a Beata Mama Antula, sierva de Dios Cecilia Perrín de Buide, beato Ceferino Namuncurá.

La Jornada se inició a las 8.30 de la mañana con una misa que fue presidida por el cardenal primado de la Argentina, arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, y concelebrada por el obispo auxiliar de San Martín, Han Lim Moon, junto a más de 40 sacerdotes.

Párrafos de la homilía del cardenal Mario Aurelio Poli en la misa de apertura del Encuentro
“Habló el profeta Oseas, agárrense fuerte de los asientos. La palabra del profeta quiere entrar al corazón. Y hoy la palabra llegó a nosotros con la vehemencia de Oseas que tiene como tema principal el amor del Señor despreciado por su pueblo.” (…)

“El 9 de julio sucedió en una casa de familia, en una casa de puertas abiertas… Una casa que no dejó fuera a nadie. Porque ellos legislaron para todos en el país. Hoy la familia argentina agradece la providencial declaración de la independencia de 1816. Tantas veces hemos escuchado algunas palabras de la historia. Pero hoy quiero referirme a un pequeño detalle. El 9 de julio de hace más de dos siglos leyeron y declararon la independencia pero 10 días después, cuando la juramentaron, agregaron unas palabritas: libre e independiente de cualquier esclavitud extranjera. Una consigna para que la Argentina no se humille ante nadie, para que mantengamos la identidad nacional que tanto deseamos, que está como imbricada con nuestra fe cristiana. Y al abrir nuestra célebres páginas de nuestro inicio como nación vemos que fueron escritas con los más nobles y generosos sentimientos. En las palabras y gestos de grandeza de los congresales hallamos un acervo moral que nos contagia con entusiasmo para activar todos los recursos del estado de derecho y sus poderes constitucionales. El Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial, lo que mancomunados nos permitan imaginar un futuro libre e independiente de cualquier esclavitud extranjera, para ofrecer a las generaciones jóvenes que nos sucederán el mismo legado que hemos recibido. (…) Por eso nos duele y entristece que se piense en legislar para que muchos argentinos que se están gestando en las panzas de sus mamás no puedan entrar en la fiesta de la vida en esta Argentina que es para todos, que no dejó afuera a nadie en su casa.”

“Nos duele que con la falaz argumentación de ponernos a la altura de naciones progresistas e imitar sus conquistas copiemos legislaciones de muerte y no de vida. (aplausos) Pongámosle nombre: eso es dependencia humillante. Le da la espalda a nuestras raíces, contrasta con la gloriosa independencia que hoy agradecemos y que queremos honrar siempre.” (…)

“El Papa Francisco nos recordaba (…) que la defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada porque allí está en juego al dignidad de la vida humana. (…) Este no es un asunto sujeto a supuestas reformas (…), no es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana, pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación la trata de personas, la eutanasia encubierta para enfermos y ancianos privados de atención. Las nuevas formas de esclavitud, nuevas formas de descarte.”

“Los cristianos –y esto es para todos nosotros—no podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo.”

“Amigos de la Renovación: gracias por esta invitación, gracias para unirme a la oración de ustedes al Espíritu de Dios.”

Noticias de Información General

Noticias de La Zona Norte