edición 6174 - visitas hoy 23110

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

Condenaron a prisión perpetua a hombre que mató a su ex pareja de 17 puñaladas frente a sus hijos

El Tribunal Oral Criminal 4 de Morón condenó a prisión perpetua a un hombre que el año pasado asesinó de 17 puñaladas a su ex pareja frente a sus tres hijos.
De acuerdo con la sentencia, Christian Gustavo Hallu se presentó de madrugada en la casa de su ex mujer, Cintia Verónica Laudonio, de 34 años, en la calle Curutchet 1630 de Castelar, partido de Morón, donde también estaban los tres niños de 5, 7 y 9 años.

Los choferes de una agencia de remises ubicada a unos metros de la vivienda escucharon primero un grito, luego más reiterados y llantos de niños, y minutos después uno de ellos alcanzó a ver que una persona saltaba la reja, y se daba a la fuga a la carrera.

Cuando se acercaron a la vivienda, las dos niñas de 7 y 9 años tenían manchas de sangre y entre llantos les dijeron que su madre había sido atacada, y les mostraron un martillo y una cuchilla.

Los fiscales Florencia Sciascio y Hernán Moyano dieron por probado que el acusado acuchilló a su ex pareja y una de las heridas penetró en el hemitorax izquierdo en la línea media clavicular, perforando el ventrículo izquierdo, generando un taponamiento cardíaco y una descompensación hemodinámica que le produjo un paro cardiorespiratorio causándole la muerte.

Además, también valoraron el testimonio de los abuelos maternos de los niños, quienes declararon que esa madrugada recibió el llamado de la niña de 9 años que le dijo que su madre había sido atacada por Christian Hallu.

En el juicio, el padre de la víctima recordó que el acusado había conocido a su hija en 2009 y luego de una convivencia y tener un hijo en común, rompieron la relación.

Además dijo que su ex yerno era una persona "muy obsesiva" y que "perseguía y acosaba" a su hija con mensajes, la seguía y hasta le cruzaba el auto en la calle.

En los últimos meses, explicó el testigo, el acusado le enviaba mensajes a su hija pidiéndole retomar la relación pese a que ella le decía que no la molestara más.

Por su parte, Víctor Hallu, tío del acusado, dijo que tras el hecho su sobrino lo llamó para confesarle que había atacado a su ex pareja, más allá que aseguró no haberla matado porque no era su intención.

El testigo dijo que su sobrino estaba obsesionado con ella, no hablaba de otra cosa que fuese de la víctima y del hijo que habían tenido en común: "no era amor, era posesión".

Así los jueces Pedro Rodríguez, Carlos Torti y Rodolfo Castañares impusieron la pena de prisión perpetua al acusado por el delito de homicidio calificado por el vínculo.

Noticias de Policiales

Noticias de La Zona Norte