edición 6109 - visitas hoy 33068

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

Hallaron muerta de un tiro en la cabeza a una policía y por el femicidio detuvieron a su pareja también de la fuerza

Una oficial ayudante de la Policía Federal Argentina (PFA) fue encontrada muerta de un balazo en la cabeza en su casa de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere y por el hecho detuvieron a su actual pareja, otro efectivo de la fuerza que aseguró que su mujer se suicidó por problemas anímicos, informaron hoy fuentes judiciales.
La víctima fue identificada como María Julieta Gómez (31), quien era madre de un bebé de cuatro meses y prestaba servicios en el área de Computación de la PFA; mientras que el sospechoso, Juan Manuel Pinto (32), es el padre de dicho pequeño e integra la División Servicios Técnicos Especiales de la Superintendencia Federal de Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió ayer, en la casa de Pinto, ubicada en la calle Comodoro Py 2366, entre Marcos Paz y Santo Tomé, en la mencionada localidad del partido de La Matanza, el sudoeste del conurbano.

Todo comenzó cuando los vecinos se alertaron al escuchar gritos y las detonaciones de balazos que provenía de la casa de la pareja y llamaron a la policía.

Según las fuentes, cuando efectivos de la comisaría 1ra. Este de La Matanza, con jurisdicción en Gregorio de Laferrere, arribaron a la vivienda hallaron a Gómez muerta de un balazo en la cabeza y a Pinto, quien les dijo que ambos se encontraban en franco de servicio.

Los voceros policiales indicaron que Pinto les contó a los efectivos presentes en el lugar que momentos antes había mantenido una fuerte discusión con su mujer porque le había comunicado a ésta que pretendía dar por finalizada la relación.

De acuerdo ese primer relato del oficial, en medio de la discusión, la mujer tomó su arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros, se apuntó en la cabeza y se disparó.

Sin embargo, el fiscal de la causa, Carlos Arribas, de la Fiscalía Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, consideró que había contradicciones en la hipótesis del suicidio, por lo que dispuso la aprehensión de Pinto por “homicidio agravado por el vínculo” de su mujer y lo indagó.

Las fuentes judiciales detallaron que en su descargo de casi cinco horas, el acusado mantuvo esta tarde su versión del suicidio y afirmó que fue la mujer quien efectuó tres disparos con su propia arma reglamentaria, lo que coincide con la cantidad de tiros que los vecinos dijeron escuchar.

“Él cuenta que actualmente no convivían sino que ella iba y venía de la casa junto al bebé de ambos, y que últimamente ella estaba 'bajoneada', depresiva, como perseguida y que manifestaba que no tenía ganas de seguir viviendo”, indicó a Télam un vocero judicial que aclaró que en la indagatoria Pinto dijo que no hubo ninguna discusión previa a los disparos.

El mismo informante explicó que Pinto describió que él estaba con él bebé dentro de la casa cuando escuchó dos disparos provenientes del patio y al salir, vio a Gómez parada en una escalera de cemento, colocarse la pistola en la cabeza y realizar el tercer tiro.

Sin embargo, el imputado declaró que no recordaba de qué lado de la cabeza ella se había apuntado antes de tirar, lo que llamó la atención del fiscal Arribas ya que los peritos determinaron que el balazo estaba en la parte izquierda del cráneo, mientras que Gómez era diestra.

“La pistola de ella quedó debajo del lado izquierdo del cuerpo y junto al cadáver, del mismo lado y a la altura de las rodillas, estaban tirados el celular de la mujer y una arma particular de Pinto”, describió el vocero consultado.

Esta segunda arma es una pistola calibre .40 marca Tenfoglio que fue secuestrada al igual que la 9 milímetros de Gómez para ser sometidas a peritajes balísticos en los laboratorios del Poder Judicial de Lomas de Zamora, donde también se llevará a cabo la autopsia.

Consultado sobre esa pistola, Pinto declaró que la había dejado “arriba de la mesa” y que la de su mujer la había “escondido” pero que de algún modo, Gómez se apoderó de ambas.

Pero lo que también despierta las sospechas de la fiscalía es que los peritos sólo se incautaron de dos vainas servidas calibre 9 milímetros, por lo que hay una tercera que falta.

“El relato del hombre no guarda relación con las tareas científicas efectuadas en el lugar, entre ellas la distancia en la que fue efectuado el disparo. Es que él dijo que fue hecho a corta distancia y los peritos determinaron que no fue así", dijo a Télam otro de los investigadores.

Luego de la indagatoria, el juez de Garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó, por pedido del fiscal Arribas, que Pinto continúe formalmente detenido por el femicidio de su pareja mientras se resuelve su situación procesal.

En tanto, una jefe policial que participó de las primeras diligencias explicó a Télam que tanto los vecinos como los familiares de la pareja dijeron que a ellos no les constaba que existiesen antecedentes de violencia entre ellos y que en las comisarías de la zona tampoco se habían radicado denuncias en ese sentido.

“Al parecer, si existían problemas los mantenía entre ellos dos solos”, concluyó el pesquisa consultado.

Noticias de Policiales

Noticias de La Zona Norte