edición 6030 - visitas hoy 4687

Pronóstico de Tutiempo.net
elcomercioonline.com.ar

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

07.07.2017 - 16:31

Con una nueva película a punto de estrenar, Listorti y Alfonso afirman que tener “química en la dupla es fundamental”

“Cantantes en guerra”, comedia familiar en la que José María Listorti y Pedro Alfonso personifican a dos amigos que en su juventud soñaban con triunfar como dúo pop pero que se separaron cuando un cazatalentos sólo quiso a uno de los dos, se estrenará el jueves próximo en todos los cines de Argentina con miras a conquistar el público de vacaciones de invierno.
Con una nueva película a punto de estrenar, Listorti y Alfonso afirman que tener “química en la dupla es fundamental”
Tal como las comedias “Socios por accidente” (2014) y “Socios por accidente 2” (2015), que también coprotagonizaron, “Cantantes...” es una comedia blanca del género “películas de amigos” o “buddies movie”, con dos personajes que conforman una pareja despareja, viviendo enredos mientras sobreviven a su relación con iguales dosis de desprecio y de mutua necesidad.

La trama inicia cuando los amigos Ricardo (Listorti) y Miguel (Alfonso) se presentan como dúo pop a un casting musical en la década de los 90, aunque su cariño se verá truncado cuando Sammy (Osvaldo Santoro) vea “algo especial” sólo en el primero.

Veinte años más tarde, Ricardo es “Richie”, el cantante latino número uno, mujeriego y un “divo”, mientras que su olvidado Miguel apenas tiene a unos pocos alumnos como profesor particular de música en la casa en la que convive con su esposa e hija.

Un reencuentro aparentemente casual desencadenará una serie de eventos que pondrán a prueba el status de ídolo de Richie y que podrían darle a Miguel una segunda chance para llegar al estrellato.

Dirigida por Fabián Forte, la cinta cuenta también con la participación de Miguel Ángel Rodríguez, Facundo Gambande, Sebastián Presta, Diego Reinhold, Inés Palombo, Soledad García, y la participación especial de Dady Brieva.

Entre permanentes bromas, José María y "Peter" conversaron con Télam acerca de “la química” que tienen en pantalla, su evolución en la actuación, los prejuicios que debieron superar y la naturaleza “cruel” del mundo del espectáculo.

Télam: Es la tercera película que protagonizan juntos, ¿cómo se sienten como dupla?

José María Listorti: Estamos chochos, contentos. Por momentos no lo puedo creer, voy por la calle veo el afiche y digo ¡tercera película! Los productores y los directores han visto un crecimiento en lo actoral nuestro, lo cual en lo personal me satisface mucho. Que el director Fabián Forte venga y me diga: “la verdad chicos, cada vez mejor, qué bien que están en la película”. Sobre todo a él le decían, que yo me ponía un poco celoso (risas).

T: Bueno, si bien no en el cine, vos tenías más experiencia a partir de la comedia en TV...

JML: Sí, claro. Pero a él le marcaban mucho, se ve que en esta película toca una cuerda que no tocaba antes, porque los que estuvieron en el rodaje o que han visto la película venían y me decían “che, qué bien Pedro”. Y ves la película y la verdad que hay una evolución.

T: ¿Qué tan importante es la relación que tienen ustedes para el funcionamiento de la película?

Pedro Alfonso: Para mí en las comedias o en el teatro la química de la dupla es fundamental, si no hay buena química se hace muy difícil. Nosotros nos conocemos desde el 2007, compartimos todos los gustos de la comedia, de cómo llevar el humor, de cómo tratarlo. Siempre tuvimos ese código desde cuando yo era su productor, yo sabía dónde él podía hacer reír o brillar, porque también era su fan. Ahora no (risas).

JML: Ahora soy yo el fan de él.

PA: Me parece que es fundamental la dupla, y el hecho de haber empezado juntos algo nuevo para los dos, porque no es que uno de los dos ya venía con siete películas. Por por más que él está hace mil años en el medio, en el mundo cine no.

T: ¿Les costó entrar en ese mundo?

JML: En la primera (por “Socios por accidente”) estábamos muy nerviosos. La ensayamos tres meses.

PA: Sí, era todo un mundo nuevo, no sabíamos ni cómo era la rutina de una grabación de película. A uno le da vergüenza a veces, imagina que el camarógrafo se pregunta “¿Estos dos qué hacen acá?”. Entonces ayuda mucho haber mantenido el mismo equipo, con el mismo director y hasta el mismo camarógrafo y el foquista, conocernos es vital para que las escenas salgan divertidas, para que haya una buena energía.

T: ¿En algún punto les pesó ese prejuicio respecto de su capacidad, de que no vinieran de una formación actoral?

JML: Sí, yo tenía mucho miedo. Yo creía que la gente iba a pensar que era una cámara oculta o que era una joda o que era un programa nuevo. Pasó que muchos la fueron a ver con un prurito, que pensaban a lo mejor que era un curro, que la filmábamos en dos días, poníamos la cámara, contábamos tres chistes bajados de internet, muestro dos culos y ya está. Pero bueno, por suerte gustó, la gente fue a verla, la crítica la trató muy bien, tratamos de que el que vaya a ver una de las películas le guste o no, no pueda decir “qué mal que está”.

T: ¿Cómo prepararon la parte musical de sus roles?

PA: Cantamos los dos todas las canciones, estuvimos laburando bastante. Estuvimos varios días grabando las canciones; obviamente que doblábamos el audio original (del compositor Eduardo Frigerio) que teníamos como referencia. José María quizás tenía un poco más de experiencia por los sketches musicales de Showmatch.

JML: Sí, además como son cantantes de reggaeton obviamente muchas canciones están tocadas, porque es lo habitual en el género. Pero por ejemplo en la escena en que el personaje de Pedro le canta a la hija se nota muy bien que es él. La rompió.

T: La película funciona como una parodia del “show business”, ¿existen “divos” como Richie (el personaje de José María)?

JML: Ya no tanto, el último gran divo era Ricardo Fort, que era así. Pero el divo está fuera de moda. Fijate que Susana es más alcanzable, Tinelli es más alcanzable, hoy en día cualquiera le manda un mensaje de Twitter y él responde. Las redes sociales y la tecnología acercaron. Me acuerdo por ejemplo que Antonio Gasalla contaba que las figuras del Teatro Maipo tenían por contrato no hablar de su vida privada, y ahora es todo lo contrario. Por eso este personaje es tan gracioso, porque piensa que es un fenómeno.

T: Sus personajes también son víctimas de los programas de chimentos. Como conocedores del medio ¿cómo ven ustedes ese mundo?

PA: Lamentablemente te acostumbrás, tiene esa cosa cruel. Me cruzo permanentemente con gente que me ha destrozado y siempre fue mi elección no reclamar. Aprendí mucho de Marcelo (Tinelli), que en una época lo destrozaban e iba a los Martín Fierro, iba donde estaba el conductor que lo había “matado” y lo saludaba, lo dejaba chiquitito. A algunos los entendés, porque es lógico, pero otros quieren hacer daño. Yo he ido a programas en el que te tiran un palo, se apaga la cámara y te dicen “todo bien con vos”.

T: O sea que en ese sentido es fidedigna.

JML: Totalmente, y otra cosa en la que es fidedigna es que somos todos descartables en este medio. Que hoy estás arriba y al otro día estás abajo.

T: ¿Y cómo se lleva eso?

JML: Muy fácil, cuando te dicen que sos un genio no creértela y cuando te dicen que sos una porquería tampoco. Saber que sos uno más de este engranaje, que un día te va bien y otro no y que eso es circunstancial. No tenés que creerte los elogios de los chupamedias ni las agresiones de los que están esperando que te caigas.

T: En “Cantantes...” Santoro representa a un manager musical, uno de esos que en el ambiente tiene el ojo y el poder para dar una oportunidad al que ve como un talento. ¿Tinelli fue eso para ustedes?

PA: Marcelo tiene esa visión. Para nosotros y para todos los demás. Ve cosas que por ahí no ven los otros. Cuando está en el estudio ve todo lo que pasa.

JML: Hasta las bailarinas que tiene atrás de la cabeza.

PA: Detecta cosas de las que hay mil ejemplos, yo soy uno de ellos. Él tiene esa visión como la de Sammy, que fuimos a hacer el casting, cantamos dos segundos y dijo “vos no, vos sí, vení”.

JML: Y tiene el poder para realzarlo. No sólo ve algo, sino que también tiene el poder de que ese algo triunfe.

T: ¿Qué es lo que se necesita para triunfar en el espectáculo? ¿Alcanza con el talento?

JML: Para mí el único secreto es el trabajo, no hay forma de que te vaya mal si trabajás. Trabajar, trabajar, estar, buscar.

PA: Muy linda la respuesta, pero no le contestás (risas).

JML: Obviamente que suerte hay que tener. Fijate con Tinelli; “Videomatch” lo iba a conducir (el periodista Gustavo) Lutteral, se bajó y fue otra historia. Después él hizo todo lo que hizo, pero tuvo suerte.

PA: Me parece que tiene mucho que ver con la suerte y las decisiones que uno tome, también.

Noticias de Espectáculos

Noticias de La Zona Norte