edición 7445 - visitas hoy 32018

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte

La Secretaría de Derechos Humanos señalizó a los Astilleros Astarsa como sitio de memoria

La Secretaría de Derechos Humanos señalizó a los Astilleros Astarsa como sitio de memoria
La Secretaría de Derechos Humanos, junto con la Municipalidad de Tigre y la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, señalizó Astilleros Astarsa como sitio de memoria del terrorismo de Estado. Trabajadores navales fueron perseguidos y desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.

La Secretaría de Derechos Humanos, a través de la Dirección Nacional de Sitios y Espacios, junto a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de Tigre, señalizó Astilleros Astarsa como sitio de memoria del terrorismo de Estado, con el acompañamiento de la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte.


De la jornada participaron la directora nacional de Sitios y Espacios de Memoria, Lorena Battistiol; el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Matías Moreno; el intendente del municipio de Tigre, Julio Zamora; integrantes de la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte y de Baldosas por la Memoria; extrabajadores de los Astilleros Astarsa; familiares y sobrevivientes, funcionarios y organismos de derechos humanos. El cierre del acto contó un una interpretación musical a cargo de Adriana Barcia, y la colocación de baldosas con los nombres de los trabajadores desaparecidos de Astilleros Astarsa.


Los Astilleros Argentinos Río de la Plata S.A. (Astarsa) estuvieron en actividad entre 1927 y 1994. Astarsa fue parte integrante del cordón industrial de la zona norte del Gran Buenos Aires.


El 30 de mayo de 1973, los trabajadores tomaron la fábrica luego de la muerte de dos operarios. Después de varios días de paro y toma de la fábrica, la lucha terminó tras haber conquistado todas las demandas.


"Nuestro trabajo tiene que ser el de transmitir nuestra experiencia para que deje una huella permanente en la sociedad, para que se sepa que nosotros con nuestra lucha pudimos conseguir algo que hasta ese momento no existía en el movimiento obrero, y que durante esos años que transcurrieron entre 1973 y 1976 no hubo ningún compañero más que murió en este astillero", proclamó Juan Carlos "Chango" Sosa, extrabajador de Astilleros Astarsa. "Nuestra obligación es estar acá cumpliendo con todos estos compañeros que tuvieron la valentía, la dignidad y la decisión de ponerse al frente de la toma", indicó Lorena Battistiol.


A partir de mayo de 1974, y con mayor intensidad durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983), decenas de trabajadores navales fueron perseguidos, detenidos-desaparecidos y asesinados por las Fuerzas Armadas, de Seguridad y policiales.


Según testimonios en causas judiciales con sentencia y en el Archivo Nacional de la Memoria, en 1975 grupos paramilitares secuestraron y torturaron a tres trabajadores quienes luego fueron liberados por la presión popular. El 24 de marzo de 1976 el Ejército Argentino se instaló de modo permanente en el interior de la fábrica. Con la participación de los directivos de Astarsa, de grupos paramilitares e integrantes del Sindicato de Obreros de Industria Naval (SOIN) ?que aportaron información, recursos logísticos y materiales clave, así como los nombres y las fotografías de los legajos personales? al menos sesenta trabajadores fueron secuestrados en sus domicilios, dentro de la empresa o en sus inmediaciones.


"Esta señalización es una reparación más a tantos trabajadores y trabajadoras víctimas de la última dictadura cívico-militar, dictadura que se puso como objetivo la imposición de un modelo económico que buscaba el disciplinamiento de la fuerza de trabajo", señaló Matías Moreno, y agregó: “así como hace 50 años la forma de disciplinamiento era a través del secuestro, la tortura y el exterminio de nuestros compañeros, hoy la forma de disciplinamiento se realiza a través del Poder Judicial y el poder mediático en la persecución indiscriminada a aquellos compañeros que hoy representan la voluntad popular”.


Durante el plan sistemático de terror y exterminio ejecutado por la última dictadura, esta región integró la Zona IV, comandada por Institutos Militares ?con sede en Campo de Mayo?. Desde allí se coordinó el secuestro y las torturas a docentes, trabajadores y delegados gremiales de las empresas pertenecientes al cordón industrial de la zona norte ?entre ellas, la automotriz Ford, las ceramistas Lozadur y Cattaneo, y los astilleros Forte y Mestrina?, así como también algunos de sus familiares.


En diversos juicios, el Tribunal Oral Federal N° 1 de San Martín condenó a varios de los responsables por los delitos de lesa humanidad cometidos en los partidos del norte del conurbano bonaerense y, particularmente, por los casos de secuestros de trabajadores de Astarsa.


En octubre de 2014, parte del predio de Astarsa donde se construían los barcos y donde sus trabajadores se reunían en asamblea —“La Anguilera”— fue declarado Lugar Histórico Nacional por el Decreto N° 1762.


"Para las familias de los detenidos-desaparecidos es muy difícil encontrar un lugar donde celebrar o recordar la vida de nuestros familiares, y estos lugares donde nos podemos encontrar con nuestros compañeros son los mejores. Por eso para nosotras es muy importante esta señalización", afirmó Paula Ramírez, hija de Aldo Ramírez, trabajador de Astilleros Astarsa y desaparecido. También se encontraban con ella Rufina Gastón, esposa de Aldo, y Manuela Schuppisser, su nieta.


La señalización de los ex centros clandestinos de detención y de otros lugares donde sucedieron hechos emblemáticos durante el terrorismo de Estado, a través de la Ley Nacional N° 26.691 y la Ley Provincial Nº 13.584, los hace visibles y expresa en el espacio público el compromiso del Estado democrático de dar a conocer y condenar los delitos allí cometidos, acompaña el juzgamiento de sus responsables y efectiviza el reconocimiento hacia las víctimas y sus familiares.

Últimas Noticias