edición 6911 - visitas hoy 22347

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte

Condenan a una policía de la Ciudad por el homicidio con exceso de un adolescente en José C. Paz

Condenan a una policía de la Ciudad por el homicidio con exceso de un adolescente en José C. Paz
Una oficial de la Policía de la Ciudad fue condenada hoy a 3 años y 8 meses de prisión luego de que un jurado popular la declaró culpable por el homicidio con exceso en la legítima defensa de un adolescente, asesinado a balazos en mayo de 2020 en la localidad bonaerense de José C. Paz, informaron fuentes judiciales.

La decisión del juez Adrián Berdichevsky recayó sobre Melina Luján San Roque, quien había llegado al juicio en libertad por el mencionado delito, en perjuicio de Santiago Dylan Santucho (17).


Fuentes judiciales informaron que el magistrado del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Martín dispuso su detención, pero que mientras la sentencia no esté firme la cumpla en su casa con una tobillera electrónica.


"La familia no está conforme porque le dieron una pena equivalente a la que tendría el papá si trabajando de remisero atropella a alguien sin querer en la calle", dijo a Télam la abogada María del Carmen Verdú, representante de la familia de la víctima, constituida como particular damnificada.


No obstante, la referente de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) afirmó que en el caso de que no hubiera habido querella el caso "estaría impune" y la acusada hubiese sido absuelta.


"Hasta que la condena quede firme la pena estará extinguida y, entonces, solamente habrá cumplido la pena en su casa", criticó.


La fiscal Liliana Tricarico y Verdú habían solicitado que San Roque sea declarada culpable del delito de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego", mientras que la defensa pidió que lo encuadren como un caso de "legítima defensa".


Según las fuentes, el jurado tomó una decisión intermedia y consideró que hubo un "exceso" en el accionar de la imputada.


En la audiencia de cesura realizada la semana pasada, le solicitaron al juez la pena máxima por ese delito, que es 6 años y 8 meses y su inmediata detención, pero finalmente recibió la mitad y con arresto domiciliario.


"San Roque estuvo en actividad hasta que la causa fue elevada a juicio hace un año y medio cuando fue puesta en disponibilidad y ahora tendrá que ser exonerada", aseguró Verdú.


El crimen de Santucho ocurrió el domingo 3 de mayo de 2020, alrededor de las 6 de la mañana, en el cruce de Bela Bartok y Noruega de José C. Paz, luego de que estuvo en el cumpleaños de su hermana y se retiró junto con un amigo al que acompañó a su casa.


Al regresar solo, el adolescente que ya estaba a tres cuadras de su casa se cruzó a la policía que estaba vestida de civil y recibió dos de los cuatro disparos que efectuó ella con su arma reglamentaria.


La defensa había planteado que San Roque, quien desempeñaba sus tareas en la comisaría vecinal 12C, se defendió de un asalto cometido por tres delincuentes, aunque ni para la fiscalía ni para la particular damnificada eso quedó acreditado.


"Tras el homicidio, la policía escapa del lugar y unos vecinos que escucharon las detonaciones avisan al 911", relató Verdú y agregó que "efectivos de la bonaerense que patrullaban a muy poca distancia también oyeron los últimos dos disparos".


De esta manera, Verdú dijo que cuando los policías llegaron a la escena San Roque estaba corriendo a dos cuadras, por lo que fue "casi instantánea su presencia y eso dio la certeza de que no había arma de fuego en el lugar".


"Ni los vecinos que se asoman en el momento y lo ven en el piso todavía con vida tratando de incorporarse, ni los efectivos que llegaron al lugar encontraron un arma y no vieron a otras personas. Se hizo un rastrillaje por toda la zona y tampoco se halló otra arma ni otros impactos de bala, ni tiros en las paredes, ni nada", explicó.


La abogada recordó que San Roque volvió a la estación ferroviaria Sol y Verde, donde les dijo a dos gendarmes que la habían querido robar, pero omitió decirles que era policía, que había disparado y que supuestamente había una persona armada.


"Solamente les pide que la lleven a la casa y recién una hora después, tras haber hablado con su jefe, llama al 911 para decir que había sido ella la autora de los disparos. Ella como policía tenía la obligación de quedarse en el lugar, primero llamar al 911 y después hablar con su jefe", concluyó.

Últimas Noticias