edición 6476 - visitas hoy 14010

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte

El Piloto de tormentas y el Capitán Beto

El Piloto de tormentas y el Capitán Beto
Por Mariano José Visoso*

Todos sabemos que las comparaciones son odiosas. Aquellos que nos dedicamos a la enseñanza de la Historia entendemos que cada personaje es producto de su tiempo y de su sociedad. La Historia, como ciencia, se encarga del estudio de los hechos y no realiza comparaciones anacrónicas. Medir a diferentes personajes históricos con “varas y medidas” actuales es una actividad que entusiasma a muchos, pero eso no es Historia. Hace un tiempo, el senador del Frente de Todos Jorge Taiana sostuvo en plena sesión que los responsables del fusilamiento de Manuel Dorrego (1787-1828) son los mismos que apoyaron al ex Presidente Mauricio Macri. Obviamente que dicha frase no debe tomarse en serio en términos históricos, ya que es una imbecilidad mayúscula. Aprovechando que en el día de hoy se cumple un año de la asunción del Presidente Alberto Fernández podemos realizar un ejercicio “lúdico” de comparación entre dos presidentes que han tenido que enfrentar problemas similares con resultados diferentes.


Carlos Pellegrini, el “Piloto de tormentas”. En 1886 Miguel Juárez Celman asume la presidencia del país. Después de cuatro años y en medio de acusaciones de corrupción, problemas políticos y una gran crisis económica, renuncia a su cargo (5 de agosto de 1890) y es suplantado por su vicepresidente Carlos Pellegrini. El panorama para El gringo Pellegrini no era el mejor: el peso argentino comenzó a perder valor, aquejaban los acreedores externos, comenzaban las quiebras de bancos, colapsó la bolsa de valores, aumentó el costo de vida, cayeron los ingresos fiscales y hubo una gran recesión económica. En términos políticos, la Unión Cívica se vio fortalecida por el triunfo de la Revolución del Parque (26 de Julio de 1890) aspecto que condicionaba bastante al flamante presidente. La primera acción de gobierno fue la de recaudar dinero entre los banqueros y empresarios para afrontar las obligaciones externas (esto es muy diferente al impuesto a las grandes fortunas que se debate en la actualidad). Después, llevó adelante un plan económico que se basaba en la austeridad administrativa (reducción de la emisión monetaria y achicamiento del gasto público) en la normalización de la moneda (en 1891 se crea el Banco de la Nación Argentina) y en el apoyo a la agricultura, a la ganadería y a la incipiente industria.  Después de casi dos años Carlos Pellegrini logró mejoras en los índices económicos, lo que le valió el sobrenombre de “Piloto de tormentas” y un lugar destacado en la historia argentina.


Alberto Fernández, el “Capitán Beto”. “Ahí va el Capitán Beto por el espacio (…) Ayer colectivero, hoy amo entre los amos del aire (…) su equipo es tan precario como su destino…”. Hoy cumplimos 365 días bajo el mando de Alberto Fernández, quien tuvo que hacer frente a una recesión económica heredada del macrismo pero atenuada por la cuarentena del Covid-19. Al inicio de la pandemia, el gobierno de científicos privilegió la salud y no la economía y consideró que una estricta cuarentena sería beneficiosa en términos epidemiológicos. Todo el arco político acompañó las medidas sanitarias, pero después de casi nueve meses Argentina tiene más de 1,4 millones de contagiados y ocupa el 11° lugar de muertes por millón de personas. No sólo que no cuidaron la salud como lo habían prometido, sino que devastaron la economía, ya que cayó un 12% el PBI, cerraron 22.000 empresas, se perdieron 3,7 millones de puestos de trabajo, aumentó el déficit fiscal en un 8% y recurrieron a una fuerte emisión monetaria, base ideal para un aumento de la inflación. La pobreza llegó a superar el 40% y ejecutaron un brutal ajuste a los jubilados.  Los índices económicos no paran de caer, al igual que las reservas del Banco Central, y el tan preciado consumo del mercado interno está lejos de consolidarse. No es para sorprenderse, el propio Fernández sostuvo que no creía en los planes.


Ahora que tenemos un pequeño pantallazo de ambos presidentes, el lector podrá llegar a sus propias conclusiones sobre el primer año de gobierno de Alberto. Reitero: las comparaciones son anacrónicas y odiosas, pero pueden ser útiles para ver donde estamos parados. Pellegrini tomó medidas impopulares y pagó un alto costo político, pero sentó las bases para un crecimiento inusitado que duró hasta 1930.  Fernández se niega a realizar reformas estructurales porque no quiere pagar dicho costo. A primera vista, el piloto de tormentas es un incómodo espejo para el capitán Beto.


Por Mariano José Visoso


Mariano José Visoso


El autor es profesor de historia y Lic. en gestión educativa. Consejero Escolar de Juntos por el Cambio Tigre

Últimas Noticias