edición 5995 - visitas hoy 9057

Pronóstico de Tutiempo.net
elcomercioonline.com.ar

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

04.10.2010 - 16:20

Patti, en silla de ruedas, se negó a declarar en el juicio en su contra

El dictador Reynaldo Bignone y el ex subcomisario Luis Abelardo Patti se negaron hoy a declarar ante el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín que los juzga por crímenes cometidos durante la dictadura.
En silla de ruedas, Patti, con voz desmejorada, dijo solamente "no" cuando desde el tribunal le preguntaron si iba a declarar.

Luego el ex subcomisario fue pasado a una camilla, desde donde escuchó la lectura de las declaraciones indagatorias que brindó durante la investigación de los hechos por los que se lo juzga.

Patti, de 57 años, había llegado en camilla el lunes pasado, en el primer día del juicio, y permaneció en ella durante toda la audiencia por un accidente cerebro-vascular que sufrió.

La jornada de hoy se inició con la presencia ante de los jueces de Bignone, último presidente de la dictadura militar de 1976-1983, quien también se negó a prestar declaración indagatoria, la misma actitud que la semana pasada tuvo el ex general Santiago Riveros, quien fue comandante de Instituto Militares.

Por su parte, el ex comisario Juan Fernando Meneghini, titular de la seccional 1ra. del partido de Escobar de 1976 a 1979, sí optó por declarar ante los jueces Lucila Larrandart, Marta Milloc y Horacio Sagretti y leyó una serie de documentos sobre los hechos que se le imputan.

Meneghini negó "haber participado del secuestro de Gastón Gonçalves", uno de los casos que se juzga, y sostuvo que cuando ocurrió ese hecho "no estaba en funciones en la seccional, por un problema de salud".

Todos están acusados, en total, de nueve privaciones ilegales de la libertad -tres de esas personas sigue desaparecidas-, dos homicidios, tormentos, y violaciones de domicilios.

Los asesinados fueron Diego Muniz Barreto, diputado nacional por la Juventud Peronista de la Tendencia Revolucionaria -afín a la organización armada Montoneros-, y Gastón Roberto Gonçalves, militante de la misma juventud y padre del bajista del grupo "Los Pericos".

También se ventilan en este proceso los secuestros de Carlos Daniel Souto y Guillermo D'Amico y Luis Rodolfo D'Amico (los tres siguen desaparecidos), Juan José Fernández (secretario de Muniz Barreto) y Osvaldo Tomás Ariosti (ambos fallecidos).

Todos ellos fueron secuestrados en 1976 y 1977 cuando Meneghini y Patti actuaban en la comisaría 1ra. de Escobar, donde según la causa varios recibieron torturas antes de ir a parar al centro clandestino de detención "El Campito", que dependía de Institutos Militares en la guarnición militar de Campo de Mayo.

Según la Fiscalía, Patti amenazó varias veces de muerte y detuvo a Gonçalves, alias "José", hasta que el mismo día del golpe de Estado de 1976 lo secuestró, y luego torturó, asesinó e incineró el cadáver.

"Dejate de joder o te voy a matar!", dice la acusación que solía espetarle Patti a Gonçalves. De acuerdo con la acusación, el miércoles 24 de marzo de 1976 a Gonçalves lo secuestró Patti y lo llevó a la comisaría 1ra. de Escobar donde fue golpeado y torturado.

Juana Muniz, hija del diputado asesinado y querellante en la causa, dijo, al ser consultada sobre la actitud de Patti en el juicio, que "está con los ojos cerrados y no tiene impedimento para abrirlos..., quizás es una decisión personal de él".

La mujer consideró que "es incómodo para cualquier imputado, sobre todo para alguien que gozó de tanta impunidad, no creo que sea algo que a nadie le resulte grato" estar en tal situación, pero a la vez advirtió que Patti "siempre buscó artilugios para eludir la Justicia".

Este es el primer juicio por delitos de lesa humanidad contra Patti, quien también fue intendente de Escobar y diputado nacional, cargo que no pudo asumir porque la Cámara le negó el pliego en virtud de estar imputado en una causa penal por delitos de lesa humanidad.

Patti también fue involucrado en el caso de los asesinatos de los montoneros Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereira Rossi, perpetrados en mayo de 1983, meses antes del retorno de la democracia.

Noticias de Actualidad

Noticias de La Zona Norte