edición 6033 - visitas hoy 31728

Pronóstico de Tutiempo.net
elcomercioonline.com.ar

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

18.08.2009 - 9:30

“Todos tenemos algo de bandido, si es romántico mejor”

Jorge Larrosa, reconocido por ser el letrista de Andrés Calamaro, editó el libro Postales Tumberas, un relato que camina entre la ficción y la realidad donde describe el mundo carcelario con los códigos y el idioma propio de la tumba a través de los ojos de El Zurdo.
Jorge Larrosa, reconocido por ser el letrista de Andrés Calamaro, editó el libro Postales Tumberas - imagen: Nora Lezano
“No son los ojos, esas intermitentes linternas amarillentas que es de lo que todos hablan. Tampoco las rayas renegridas del cuerpo de los tigres, que más de uno han comparado con los barrotes de una cárcel”, así da la bienvenida al lector Postales Tumberas (Aguilar) del escritor y fotógrafo Jorge Larrosa, un libro donde se sumerge en el mundo carcelario, un mundo que muestra el otro lado de la moneda, la que no se ve, en la que los códigos es la manera de subsistir y donde en Tierra de tigres sobrevive el más fuerte.

Larrosa le contó a elcomercioonline.com.ar que las Postales que se describen son “las sensaciones que siente quien esta privado de su libertad, a la espera de la resolución del juzgado que tiene su causa”, y el personaje principal del relato, El Zurdo, es testigo de la fuga de la superbanda que integraba Luis “El Gordo” Valor de la cárcel de Devoto, en septiembre de 1994.

“Pienso que El Zurdo es un poco todos nosotros. Es quien está buscando su lugar en el mundo. Es quien tiene la virtud de escuchar consejos, y que sabe que para existir tiene que pensar, y para pensar tiene que instruirse. Siempre respetará los códigos, que son como una regla que marca la identidad”.

¿Cuándo fue tu primer contacto con el mundo carcelario?
En Uruguay había una revista policial que se llamaba Al rojo vivo. Mi padre la compró para leer sobre la muerte de Los porteños del Ybiray, que habla Jaime Roos en Brindis por Pierrot. Mi padre que era argentino y amigo de uno de ellos, nunca supe de cual, dijo: “Los traicionaron y no se entregaron porque los iban a matar igual. Tenían los huevos bien puestos”. Leí la nota de la revista que hablaba de códigos y ñeris, lo mismo que se hablaba en las reuniones de esquina de barrio. Todos tenemos algo de bandido, y si es romántico mejor.

Postales no solo es sumergirse en la narración de un hecho a través de los ojos de EL Zurdo, sino es la descripción de códigos y miradas, de odios y respetos entre los presos y con la policía donde el “rancho” – el lugar donde habitan los reclusos – es la opción de pertenecer o ser abandonado a la oscuridad del “palito”.

El libro, con prólogo de Andrés Calamaro, quien puso música a muchas de las canciones de Larrosa, que en compañía con Marcelo El Cuino Scornik, formaron, en los primeros años de 2000, el “pensamiento en movimiento” bautizado como “Los poetas de la Zurda”.

De esos encuentros recuerda la riqueza, el respeto y la lealtad donde de esas eternas y largas noches surgieron Nos volveremos a ver, que se encuentra en el disco El Salmón, y Mancada en la Pampa, un inédito de la redes que pasó a formar parte del trabajo Raíces 30 años.

¿Qué enseñanza te dejó los encuentros junto a Calamaro y Scornik?
Muchísimos. Estar con el Cuino y con Andrés es como tomar sopa de letras a cada rato. Me enseñaron a escribir una canción con criterio prosaico, porque si conoces la historia hay que hacerla canción con sus momentos más atrapantes para Vos, que después serán de los demás. En mi caso me daba cuenta que cuando Andrés le ponía la música al cantarla sacaba las conclusiones enseguida. Pienso que soy un buen alumno.

Postales Tumberas no busca ser un libro que reivindica hechos delictivos sino que pone a la vista de nosotros la vida y la rutina carcelaria donde se narra una fuga espectacular y un asalto frustrado que puede pertenecer a una película de Hollywood pero que alcanzan a la vida real. Larrosa descorre el velo de lo desconocido de aquellos años y va dando paso a la delincuencia como la conocemos hoy. “Siempre hay un amanecer, todo tiene arreglo en la vida”, asegura.

¿El libro puede abrir las puertas a un nuevo relato de corte carcelario?
Ojalá. Hay que ir a donde el fango se subleva, para poder entender la tumba.

¿Qué sabiduría te dejan estas Postales Tumberas?
Que hay que respetar, que a los laburantes y a los viejos no se les roban. Que si estudias podes pensar, y si pensás existís y vas a reconocer los valores de la sociedad para poder tratar de respetarlos.

Postales tumberas
Jorge Larrosa
Prólogo de Andrés Calamaro
248 páginas
Aguilar
39 pesos


Luis Viviant
luisv@elcomercioonline.com.ar

Noticias de Espectáculos

Noticias de La Zona Norte