edición 6116 - visitas hoy 27410

elcomercioonline.com.ar Noticias Zona Norte

Noticias Zona Norte - Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López

Un ex funcionario irá a juicio acusado de robar para apostar en casinos

Juan Carlos Fortuny (h) era un empleado común y corriente de la Curaduría de Alienados de la Procuración bonaerense hasta que su nombre se convirtió en noticia en marzo de 2005, cuando se supo que había robado 597 mil pesos de ese organismo, y que luego los perdió apostando en los casinos de Puerto Madero y Tigre.
Ahora, Fortuny será juzgado por malversación de caudales públicos en forma dolosa, es decir con intención. El juez de Garantías platense Néstor de Aspro elevó la causa a juicio y ahora será la Cámara Penal local la que designará al tribunal que juzgará el caso. Fortuny (40) estuvo preso casi un año hasta que la Justicia lo benefició con el arresto domiciliario. Pero no trabaja más en la Procuración: la Suprema Corte de Justicia bonaerense lo exoneró en diciembre de 2005.

Según la investigación de los fiscales Carlos Agüero y Esteban Lombardo, Fortuny empezó un camino sin regreso en febrero de 2004, cuando salió de la casa matriz del BAPRO con nueve mil pesos. El tesorero de la Curaduría de Alienados aseguró que apenas caminó unos metros dos ladrones lo amenazaron con un revólver y se llevaron el dinero.

"No lo denuncié porque tenía miedo de que no me creyeran", explicó el funcionario al juez César Melazo. Entonces vendió una moto para devolver la plata. Fortuny declaró que una semana después fue atacado por los mismos asaltantes que lo amenazaron con matar a su familia si no les conseguía 50 mil pesos, dijo.

Después comenzó con las apuestas en los casinos de Puerto Madero y Tigre. La estrategia -según declaró- era conseguir dinero para cubrir los faltantes en la cuenta de la Curaduría. Fortuny también hacía depósitos cuando ganaba. En una de las partidas obtuvo 52 mil pesos y destinó 27 mil para intentar equilibrar la cuenta. Pero la situación salió de control y terminó acumulando una deuda de más de medio millón de pesos.

Poco antes de quebrarse cobró 29 mil dólares por un lote que vendió. Un día después fue al casino de Tigre convencido de que iba a triplicar la suma, pero el tesorero perdió todo en una noche. Según su declaración, pensó en el suicidio. Cuando la situación era irreversible, se alojó en un hotel de La Plata y simuló un secuestro para "salvaguardar el honor de mi mujer y mis padres", confesó. Por eso, dejó un mensaje en el celular de su mujer. Le decía que tenía que entregar $ 200.000 para que lo liberaran. Así, pensaba obtener el dinero para cubrir parte de los fondos sin despertar sospechas. Pero no pudo seguir con la mentira y al otro día fue a los Tribunales.

Noticias de Actualidad

Noticias de La Zona Norte