edición 5816 - visitas hoy 14878

Pronóstico de Tutiempo.net
elcomercioonline.com.ar

Noticias de la Zona Norte

17.04.2007 - 9:30

Reafirman lazos con el San Isidro de Lima, Perú

En representación del intendente de San Isidro, doctor Gustavo Posse, el concejal, doctor Carlos Castellano (Acción Vecinal San Isidro es Distinto) recibió en el palacio municipal al gerente de Asesoría Jurídica de la Municipalidad de San Isidro, de Lima, Perú, Luis Felipe Masías Bustamante, representante del alcalde Enrique Antonio Meier Cresci.
Reafirman lazos con el San Isidro de Lima, Perú

El encuentro, que sirvió a los representantes de los jefes comunales para interiorizarse sobre la actualidad de estos dos municipios sanisidrenses, se realizó a 35 años de la firma de la proclamación de hermandad entre las dos ciudades.

Los lazos afectivos entre los dos municipios de San Isidro quedaron sellados en abril de 1972 en un memorable acto celebrado en la ciudad Limeña de San Isidro, Perú, que contó con la participación de su alcalde, Ricardo León Velarde, y el entonces intendente de nuestro San Isidro, Pedro Llorens.

Se trata de dos pueblos declarados hermanos bajo la tutela de San Isidro Labrador, dos pueblos de origen hispánico, uno que nació de un sueño del capitán Domingo de Acassuso bajo un espinillo en las barrancas del por entonces Pago de la Costa.

El otro nacido en la limeña ciudad del Perú, fruto de las aspiraciones nobiliarias de un distinguido español peninsular. Cuenta la historia que el virrey del Perú, José Antonio Manso de Velazco puso en venta, en la ciudad de Lima, ocho títulos nobiliarios.

Uno de ellos, el título de “Conde de San Isidro”, fue adquirido por Isidro Gutiérrez de Cossío y Díaz de la Redonda, riquísimo limeño, quien lo puso bajo la denominación del Santo Labriego.

Isidro Gutiérrez de Cossío, además de probar su hidalguía, también debía poseer tierras cuyas rentas estuvieran acordes a la elevada dignidad que había alcanzado, razón por la cual adquirió un extenso dominio en la misma ciudad de Lima.

Así fue como, hace más de dos siglos y medio, aquel linajudo peninsular, devoto de San Isidro, le legó el nombre a aquel lugar que con el correr de los años se transformaría en el aristocrático municipio limeño, hermanado con nuestro San Isidro.

Noticias de Actualidad

Noticias de La Zona Norte