www.elcomercioonline.com.ar

Herramientas: Escríbanos Agregar a Favoritos El Comercio como pagina de Inicio RSS/XML Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Noticias de la Región Metropolitana Norte

Buscar:

, visitas hoy 2149










07/04/2014 - 10:03 | Espectáculos /

Guns N Roses presentó en Ferro un show de clásicos

  Herramientas:disminuiraumentar
 Compartir:  

Guns N` Roses volvió a desembarcar en Buenos Aires con todos temas sus clásicos en un concierto de casi tres horas en el estadio de Ferro Carril Oeste, donde la gran novedad fue el retorno del histórico bajista del grupo, Duff McKaggan, como miembro invitado.


Con una hora exacta de demora, y cuando la impaciencia comenzaba a manifestarse en la mayoría de las 20 mil personas que aguardaban a Axl Rose y compañía, finalmente los músicos salieron al escenario a las 22 para abrir el concierto, como viene siendo costumbre en los últimos años, con “Chinese Democracy”, la canción que dio título a su último y polémico disco, que el cantante editó en 2008 sin el mítico guitarrista Slash ni el resto de los integrantes que hicieron famosa a la banda a principios de los 90.

De inmediato siguieron con una trilogía del exitoso álbum debut del grupo “Appetite For Destruction” (1987) que los fans que asistieron a sus conciertos durante este milenio ya la saben de memoria: “Welcome To The Jungle”, “It So Easy” (al inicio de este tema Axl presenta a Duff y el rubio bajista recibe su primera ovación) y “Mr. Borwnstone”.

Luego, Axel utiliza otro silencio entre tema y tema para destacar el regreso temporal de Duff y explica al público que el bajista actual, Tommy Stinson, debió ausentarse en el tramo sudamericano de la gira de los Guns debido a que está abocado a los recitales del retorno de su banda anterior, The Remplacements.

En el público predominaron los treintañeros, aquellos que cuando eran adolescentes a comienzos de los 90 fueron marcados a fuego por la entonces denominada “banda más peligrosa del mundo” y que en la Argentina fue protagonista de dos tumultosas visitas, en 1992 y 1993, en medio de fuertes escándalos amplificados o directamente inventados por la prensa local. “Pensar que a mi viejo casi le da un ataque cuando fui a verlos en esos recitales en los 90 y hoy yo estoy acá viéndolos con mi hija”, comentaba un hombre del público, comparando los diferentes contextos de la actual visita de los Guns frente a aquel torbellino que habían desatado en el país hace más de 20 años.

Después de los clásicos “Estranged” y “Rocket Queen” y de desempolvar el viejo cover que hacían de “Nice Boys” (original de los australianos Rose Tattoo), Duff tomó el micrófono principal para cantar su versión de “Attitude” (de los Misfits) y de “Raw Power” (de The Stooges), esta última también editada en el disco de canciones ajenas que los Guns habían grabado en 1993, “The Spaghetti Incident”, pero que esta vez fue tocada en vivo por primera vez.

Sin el estado atlético ni la voz de antaño, Axl igual está muy lejos de caer en el papelón a sus 52 años de edad y exhibió en el estadio del barrio porteño de Caballito una performance superior a la de sus dos conciertos anteriores con la actual versión de la banda, en 2009 en el estadio de Vélez Sarsfield y en 2011 en el estadio Único de La Plata.

Promediando el show retoman el material de “Chinese Democracy” a través de algunos de sus mejores temas, como “Better”, “This I Love” y “Catcher In The Ryde” y no falta tampoco otro éxito del pasado, “Live And Let Die”, que a esta altura ya es más del señor Rose que de su autor original, Paul McCartney. En los edificios lindantes al estadio, lo vecinos se asoman por los balcones cuando llega el turno del megahit “Sweet Child O Mine”, lo que se repetirá poco después cuando Axl se sienta al piano para la histórica balada “November Rain”.

De ahí en más llega otra andanada de hits, entre ellos “Don t Cry”, “Used to Love Her” (en versión electrificada, en lugar de la original de guitarras acústicas grabada en el disco “Lies” (1988), “Civil War”, “Knockin On Heaven s Door” y “Nightrain”, que marca el fin del show. Pero aún quedaba el tramo de bises, adonde fueron a parar “Patience”, un sopresivo cover de “The Seeker” de The Who, y el final definitivo, con explosiones y papel picado, de la mano de la inoxidable “Paradise City”.

Volver


-Secciones-

Actualidad >>

Deportes >>

Registros del automotor comienzan a exigir el grabado de auto...

Derqui celebró su Fiesta Patronal

La Procuración bonaerense asegura que homicidios dolosos en l...

Sampaoli probó un equipo de cara a Croacia, sin Di María y co...

Una Argentina sin ideas decepcionó en su debut mundialista y ...

Argentina empató por primera vez en un debut mundialista

Economía >>

Información General >>

Por primera vez los préstamos hipotecarios se podrán aprobar ...

Batería de medidas del Banco Central para ampliar oferta de D...

Redrado, sobre el Dólar: “el gobierno debe poner nocaut al me...

Balearon a un chofer de colectivo de la línea 88 y sus compañ...

Macri se bajó del acto por el día de la bandera en Rosario pa...

Macri, tras los cambios en el gabinete: “asumimos la culpa po...

Espectáculos >>

Internacionales >>

El rapero estadounidense XXXTENTACION muere asesinado en Flor...

El creador de los Simpsons fue papá de mellizos con su esposa...

Joaquín Sabina cancela su gira tras quedarse sin voz en pleno...

Récord de desplazados en el mundo en 2017, con 68,5 millones ...

Unos 13.000 heridos de bala en Gaza por disparos de Israel

Cumbre histórica Trump-Kim alumbra un acuerdo con muchos inte...

Política >>

Policiales >>

Presentan hoy una cautelar para pedir la inconstitucionalidad...

Denuncian a Sturzenegger y Caputo por la corrida cambiaria

El FR de San Fernando repudió los dichos del Director Provinc...

Violento asalto a la casa del “Pata” Medina

La Policía de la Ciudad capturó a peligroso criminal estadoun...

Cada 15 minutos se inician cuatro causas judiciales por robo ...


COPYRIGHT © 2008 elcomercioonline.com.ar - Todos los derechos reservados.

Escribanos o envíenos sus sugerencias AQUÍ - por publicidad consulte AQUÍ