www.elcomercioonline.com.ar

Herramientas: Escríbanos Agregar a Favoritos El Comercio como pagina de Inicio RSS/XML Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Noticias de la Región Metropolitana Norte

Buscar:

, visitas hoy 17294










01/11/2012 - 23:45 | Zonales / San Isidro

El Gallito Ciego Móvil se instaló en San Isidro para concientizar sobre la problemática de los no videntes

  Herramientas:disminuiraumentar
 Compartir:  

La iniciativa de la ONG Audela consiste en un restaurante montado en un ómnibus donde se propone comer a oscuras. El intendente Gustavo Posse, funcionarios y otras personalidades participaron de esta experiencia. Los vecinos podrán visitar hasta el domingo el móvil que está estacionado frente a la Catedral local.


Frente a la Catedral de San Isidro, desde hoy y hasta el domingo, se instaló el Gallito Ciego Móvil, un ómnibus en el que funciona un restaurante donde se come totalmente a oscuras, con el objetivo de generar conciencia acerca de la problemática de las personas no videntes.

De la experiencia, una iniciativa de la asociación civil Audela, participó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, funcionarios locales y periodistas de medios nacionales y locales.

“Hace unos cuantos años que estamos embarcados en este proyecto que lleva adelante Mónica Espina, titular de Audela. Se trata de vivir la experiencia de ser no vidente durante una comida. Se busca la excusa de una comida pero el mensaje es para todos los ámbitos. Es una experiencia que yo la he vivido en otra oportunidad, que comienza como algo divertido pero que después se transforma en algo movilizador, con algo de angustia. Todos deberían visitar el Gallito Ciego Móvil para darse cuenta lo que es ser no vidente”, sostuvo Posse.

El colectivo estará estacionado frente a la Catedral de San Isidro hasta el domingo 4 de noviembre. El fin de semana se invitará al público a vivir la experiencia de 9.30 a 11.30 y de 15.30 a 17.30.

Por unos minutos, y para poder realizar una entrevista arriba del colectivo, Mónica Espina, directora y fundadora de Audela permitió una luz tenue. Allí, casi en la oscuridad, explicó: “Lo importante de este emprendimiento es que da capacitación y trabajo a personas ciegas, es decir, que el foco no está en el marketing de comer a oscuras, sino en que se les enseña a cocinar. Tenemos siete personas no videntes capacitadas en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG)”.

“Lo que pasa en la oscuridad es sorprendente, porque allí se pierde el anonimato, la individualidad, porque no nos vemos ni identificamos, allí es donde se generan situaciones de reflexión social; es que muchas veces se excluye y discrimina al ciego por creer que no sabe cocinar o tiene limitaciones que en realidad no las tiene”, enfatizó Espina.

Y remató: “Transformamos la mirada social automáticamente con esta experiencia de alto impacto. El balance en estos siete años que lleva esta movida es haberle dado valor a la palabra proceso por todo el recorrido que hicimos y eso es un capital para toda la vida”.

La titular de Audela agradeció especialmente a la Municipalidad de San Isidro y al intendente Posse por su constante colaboración. “Mucha gente nos viene apoyando desde el inicio y entre ellos está Gustavo Posse quien colaboró para que podamos comprar el móvil y equiparlo”.

El vecino de San Isidro no vidente, Sebastian Lobo, de 38 años, es uno de los cocineros del Gallito Ciego. Mientras cortaba unas frutillas en la cocina del ómnibus, comentó: “La iniciativa es genial porque permite que la gente conozca el tipo de cosas que puede hacer una persona con discapacidad. Además nos da la posibilidad de estar ocupados y hacer algo productivo, como aprender técnicas de cocina”.

“La idea es concientizar y que la gente se ponga un poco en nuestro lugar de saber de que se trata no ver. Las personas que viven la aventura de subir al Gallito Ciego salen muy movilizadas y nos felicitan”, destacó.

Funcionarios municipales participaron por la mañana de la experiencia de desayunar a oscuras. La subsecretaria de Comunicación y Cultura de la Municipalidad de San Isidro, Eleonora Jaureguiberry, dijo: “La experiencia de comer a oscuras es muy movilizadora, porque inmediatamente empezás a desarrollar otros sentidos, pero sobre todo lo importante es ponerse en el lugar del otro, algo que resulta una práctica muy saludable. Son momentos en los cuales te das cuenta de las cosas que hay que transformar para que el mundo sea transitable para las personas con todo tipo de discapacidades”.

“Es la experiencia de aquello que creemos que vemos y no vemos, esto de desayunar a oscuras nos hace ver de una forma muy particular lo que otros no pueden y eso genera conciencia. Es una alegría que el Gallito Ciego esté en San Isidro”, señaló Mario Alonso, coordinador General de Relaciones Institucionales.

Juan Antonio Suárez, director general de Ceremonial, comentó: “Es una oportunidad única de permanecer en un lugar donde uno no está acostumbrado”.

Tras bajar del colectivo, Mario Scuderi, subsecretario de Deportes de la comuna, opinó: “Nunca imaginé que pudiéramos empezar a comprender las dificultades de otros a partir de esta experiencia de ponerse en el lugar del que no ve. Es empezar a entender y ayudar desde otra perspectiva. En nuestro país hay barreras en estos aspectos, por lo que esta movida es muy importante para que comencemos a valorar el espíritu de superación que tienen todos aquellos que sufren un grado de discapacidad”.

“Me parece una idea brillante como para experimentar algo diferente y para no olvidarnos de la realidad de otros. Vine contento y muy comprometido”, expresó el periodista deportivo Sergio Gendler.

La periodista Paula Torres dijo: “Vine a aplaudir este proyecto. Cuando conocí a Mónica Espina hace siete años soñaba con esto y hoy vemos este verdadero logro de integración social. Siempre es necesario ponerse en el lugar del otro y felicito al municipio de San Isidro por apoyar esta obra”.

“Siento una alegría enorme que este sueño se haya hecho realidad. Yo participé en las jornadas benéficas entre Los Pumas y Las Leonas para este proyecto y me pone muy feliz que esté funcionado”, contó Vanina Oneto.

“Que un municipio esté haciendo esta movida y colaborando con esta obra de Audela me parece genial. Es algo muy importante no sólo para San Isidro, sino para todo el país”, subrayó Milagros Lay González.

Volver


-Secciones-

Actualidad >>

Deportes >>

Luego de 15 horas, los bomberos controlaron voraz incendio en...

Imputaron al ex interventor del Consejo Escolar de Moreno

El gobierno bonaerense convocó para el jueves a gremios docen...

Argentina quedó afuera del top ten del ranking de FIFA

Fórmula 1: Fernando Alonso se retirará al finalizar la tempor...

Juan Manuel del Potro llegó al número 3 del mundo

Economía >>

Información General >>

De Mendiguren: “el gobierno no está haciendo un buen diagnóst...

Informe IPC Congreso: Desde que asumió, este Gobierno acumula...

Para el Massismo: “El Gobierno tiene que replantarse su model...

El gobierno eliminó la banda tarifaria para micros y un viaje...

Vuelven a aumentar los boletos de colectivos y trenes

Una joven de 24 años denunció que fue violada por un chofer d...

Espectáculos >>

Internacionales >>

Propuestas culturales gratuitas de Tigre para disfrutar el fi...

Blues & Roots sessions en Munro

Llega el nuevo show de Gladys Florimonte al Teatro Martinelli...

Se derrumba un puente de una autopista italiana en Génova

Aretha Franklin, la “Reina del Soul” estadounidense, gravemen...

Un muerto y 68 heridos por explosión de camión cisterna en au...

Política >>

Policiales >>

Mirta Tundis: “Cambiemos siempre está pensando en cómo quitar...

Un intendente oficialista se opuso a la eliminación del fondo...

La Cámara Electoral aumenta los controles sobre noticias fals...

Vidal anunció importantes avances en la reforma integral de l...

Se fugaron dos presos de una comisaría de Merlo

Desarticularon a una banda en Troncos del Talar con drogas, d...


COPYRIGHT © 2008 elcomercioonline.com.ar - Todos los derechos reservados.

Escribanos o envíenos sus sugerencias AQUÍ - por publicidad consulte AQUÍ