www.elcomercioonline.com.ar

Herramientas: Escríbanos Agregar a Favoritos El Comercio como pagina de Inicio RSS/XML Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Noticias de la Región Metropolitana Norte

Buscar:

, visitas hoy 29216











27/10/2009 - 9:50 | Policiales / San Fernando

Cae un hombre por un doble crimen mafioso de hace 3 años en San Fernando

  Herramientas:disminuiraumentar
 Compartir:  

Hace poco más de tres años, a fines de junio de 2006, la Policía se enfrentó a un crimen que no dudó en calificar de "mafioso". El cuerpo de Adrián Ferrara (34) apareció en un barranco de Virreyes, en San Fernando. Lo habían fusilado y tirado allí. Un día después, su pareja, Marcela Valdéz (19), fue encontrada desangrada de 50 puntazos en el coqueto chalet que ambos compartían en Luis Guillón, a su lado, llorando desconsolado y hambriento, estaba su bebé de 10 meses.


Por entonces se especuló con que detrás de los homicidios estaba la mafia de los autos robados. Según pudieron establecer ahora los fiscales de Lomas de Zamora Mariano Leguiza Capristo y María Delia Recalde, el caso escondía algo mucho más complicado: el robo y venta de medicamentos oncológicos y para el tratamiento del HIV.

Ese negocio hizo que Ferrara -con varios antecedentes por robo- viviera como un millonario, y también que despertara recelos entre sus subordinados. De acuerdo al planteo de la Justicia, uno de ellos, Fabián Ariel Martínez (28), decidió matarlo para ocupar su lugar y porque pensaba que no repartía los botines equitativamente.

Martínez, se supo ayer, fue detenido la semana pasada en la ciudad de Colón, Entre Ríos. "El se presentaba como sicario. Le seguimos el rastro por el Norte y el Oeste bonaerense, finalmente se escapo a Colón porque lo buscaban por un secuestro extorsivo", explicaron a Clarín fuentes del caso.

Al momento de ser detenido, Martínez tenía encima dos pistolas 9 milímetros, una ametralladora y una escopeta, por eso quedó acusado en Entre Ríos de "tenencia ilegal de arma de guerra".

"Ferrara lideraba una banda que asaltaba droguerías, robaba medicamentos caros y luego los entregaba a un contacto que les cambiaba la caja (por el número de lote) y los reingresaba en el mercado", contaron fuentes de la investigación.

Todo esto se lo contaron a la Justicia varios testigos de identidad reservada. Algunos de ellos, incluso, integrantes de la banda actualmente presos por delitos contra la propiedad y secuestros.

"Ferrara contaba con un contacto, un 'entregador' que le pasaba los datos de las droguerías. Este contacto, según testimonios, tenía llegada al Ministerio de Salud de la Nación", agregaron las fuentes, y detallaron que un segundo "contacto" (luego muerto en un accidente de tránsito) lo ayudó a armar la banda tipo comando de unas cinco o seis personas.

Los robos a las droguerías, muchas ellas de Capital Federal, eran de manual: llegaban en una combi blanca que cruzaban en la puerta de la droguería; entraban armados, reducían al personal, los ataban con precintos y escapaban con una o dos bolsas llenas de medicamentos oncológicos o contra el HIV.

Con los datos que se obtuvieron en el expediente del doble homicidio ya se giraron testimonios a cinco fiscalías donde tramitan distintos robos a droguerías.

Según las fuentes consultadas por Clarín, Ferrara no se encargaba de reingresarlos al mercado sino que los vendía al contacto que le había pasado el dato, quien se encargaba de camuflarlos para venderlos como legítimos.

Siempre según las fuentes judiciales consultadas, el negocio le había dado a Ferrara el suficiente dinero para comprarse un Xsara Picasso 2006, una moto Yamaha de lujo, una moto de agua y alquilar una casa con pileta y jacuzzi.

"Ferrara era un tipo 'inteligente', un perfil totalmente distinto al de Martínez, que le tenía recelos por dos cosas: por un lado se sentía despreciado por Ferrara, y por otro veía que éste vivía mucho mejor que él", definieron las fuentes consultadas.

Si el planteo que tienen los investigadores es el correcto, la venganza de Martínez fue brutal. Los forenses determinaron que Marcela Valdéz fue torturada durante horas: le pusieron un cinturón al cuello y la fueron pinchando con un cuchillo al punto de que la mujer murió desangrada sobre su cama.

Volver


-Secciones-

Actualidad >>

Deportes >>

Telecom amplía la red móvil en Lomas de Zamora con inversione...

Pilar: Recomendaciones para los vecinos ante la posible apari...

Imputan por falso testimonio a la vicedirectora de la escuela...

Sol Ordás ganó el single femenino de remo y le dio el primer ...

El Tribunal de Disciplina de AFA citó a Coudet y al “mellizo”...

En el debut de Echeverría, Tigre venció a Estudiantes

Economía >>

Información General >>

El gobierno subió el precio de etanol para mezclar con nafta...

Ganancias: el impuesto ya afecta a casi 2 millones de argenti...

AFIP habilitó el ingreso al país de celulares y laptops sin t...

El kirchnerismo votará en contra del proyecto para que el est...

El Senado aprobó el proyecto para dejar sin efecto aumento ad...

El Massismo presentó un amparo contra el incremento extra del...

Espectáculos >>

Internacionales >>

La cámara del crimen sobreseyó a dos médicos que eran investi...

Comienza una nueva edición del festival “Vicente López en Esc...

Este sábado, llega Jey Mamón con un show humorístico al Teatr...

Expertos de la ONU piden cambios “sin precedentes” para limit...

El ultraderechista Bolsonaro gana la elección pero deberá ir...

El sombrero de Indiana Jones, subastado por más de 500.000 dó...

Política >>

Policiales >>

Julio Zamora: "Tenemos que defender las autonomías municipale...

Referentes del massimo cuestionan la resolución del gobierno ...

Verónica Magario fue reelecta por unanimidad a como president...

Choque múltiple en la autopista La Plata-Buenos Aires dejó co...

Vicente López: Gracias a las cámaras de seguridad y al trabaj...

Detuvieron a un joven que estaba prófugo tras el asesinato de...


COPYRIGHT © 2008 elcomercioonline.com.ar - Todos los derechos reservados.

Escribanos o envíenos sus sugerencias AQUÍ - por publicidad consulte AQUÍ