www.elcomercioonline.com.ar

Herramientas: Escríbanos Agregar a Favoritos El Comercio como pagina de Inicio RSS/XML Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Noticias de la Región Metropolitana Norte

Buscar:

, visitas hoy 26887










21/11/2007 - 0:00 | Actualidad /

Carne jugosa: un hábito peligroso

  Herramientas:disminuiraumentar
 Compartir:  

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) se contrae, en la mayoría de los casos, por el consumo de carne mal cocida portadora de una bacteria, la Echerichia Coli. Nuestro país presenta la mayor incidencia de esta enfermedad, con más de 300 casos por año. Afecta, sobre todo, a los niños de entre 6 meses y 5 años. Provoca insuficiencia renal, anemia y alteraciones neurológicas.


Un procedimiento tan sencillo como la correcta cocción de una hamburguesa puede determinar la diferencia entre un niño sano y otro con problemas renales graves. Esto es así porque a los 70 grados centígrados la bacteria que produce la toxina shiga (STEC) se destruye, evitando el contagio del Síndrome Urémico Hemolítico.


Si bien la carne vacuna resulta la principal fuente de contagio, el consumo de lácteos y jugos de fruta no pasteurizados o de verduras y agua contaminada (que hayan estado en contacto con las heces de los animales), también puede desencadenar la enfermedad.

Incluso, un estudio realizado en nuestro país sobre 34 pacientes con SUH y 95 convivientes demostró que el 24 por ciento de los afectados tuvo, al menos, un familiar con diarrea. Para evitar la vía de contagio de persona a persona ( la que se produce por el contacto con la materia fecal del enfermo), los especialistas insisten en la necesidad de lavarse las manos, con agua y jabón, luego de ir al baño y antes de manipular los alimentos.

Síntomas

Siempre que un niño menor de cinco años presente un cuadro de diarrea es necesario consultar al pediatra, dado el riesgo de deshidratación. Si, además, es mucosa o mucosanguinolenta puede que se esté en presencia de un caso de Síndrome Urémico Hemolítico.

"También se presenta con vómitos, palidez y es notable la disminución de la cantidad de orina, esto último puede ocurrir por deshidratación a consecuencia de la diarrea o porque existe una afectación del riñon, producto de la misma enfermedad", aclara la especialista.

En la primera semana, el paciente presenta signos de debilidad e irritabilidad. Además, se torna pálido y anémico, dado que los glóbulos rojos atraviesan un proceso de destrucción.

Este síndrome era poco frecuente pero, en la última década, su incidencia en niños alcanzó los 7 casos cada 100 mil habitantes, en el período de un año. En la actualidad, constituye la principal causa de insuficiencia renal aguda en este grupo de población.

Según datos publicados por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, "varios brotes epidémicos en los años de 1992 y 1993 se atribuyeron a hamburguesas contaminadas con Echerichia Coli que no estaban bien cocidas; razón por la cual las hamburguesas de los supermercados tienen nuevas etiquetas y se han publicado guías con las temperaturas necesarias para su cocción en las cadenas de restaurantes de comidas rápidas".

Consecuencias y tratamiento
La función normal de los riñones consiste en filtrar los residuos y excretar los líquidos del organismo. La insuficiencia renal aguda es la consecuencia más común del SUH. Produce una pérdida súbita de esa capacidad del órgano urinario para eliminar los residuos, concentrar la orina y conservar los electrolitos.

En el 5 por ciento de los casos, la afectación renal puede resultar crónica o recurrente (eso dependerá del nivel de gravedad que haya adquirido cada paciente) y, en estos casos, es necesario internar y dializar al niño para eliminar los elementos contaminantes de la sangre.

Este síndrome puede derivar, además, en anemia y alteraciones neurológicas: "lo que debemos lograr es que los chicos no lleguen a estas instancias y al tratamiento que, en definitiva, será sólo de apoyo, porque el síndrome en sí no tiene una cura específica".

Una vez diagnosticado, el especialista propiciará lo que se denomina "tratamiento de resorte" a fin de contrarrestar los síntomas, en función de la edad, del nivel de gravedad y de la tolerancia a los medicamentos de cada paciente.

La muerte por síndrome urémico hemolítico disminuyó gracias a la precocidad de los diagnósticos y a los nuevos métodos de control de la insuficiencia renal. Hoy, la tasa de letalidad es del 2 por ciento.

Según datos del Comité Nacional de Nefrología, el 70 por ciento de los niños que padecen esta enfermedad se recuperan sin secuelas, sin embargo, es necesario controlarlos regularmente porque, en algunos casos, desarrollan problemas renales o hipertensión como consecuencia tardía del síndrome.

Medidas para prevenir el síndrome urémico hemolítico
• Asegurar la correcta cocción de la carne; la bacteria se destruye a los 70º C. Esto se consigue cuando la carne tiene una cocción homogénea.
• Tener especial cuidado con la cocción de la carne picada
• Utilizar distintos utensilios de cocina para cortar o tomar la carne cruda y la carne una vez cocida
• Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos.
• Consumir leche, derivados lácteos y jugos de frutas pasteurizados y conservar la cadena de frío.
• Lavar cuidadosamente las verduras y frutas.
• Asegurar la correcta higiene de las manos (deben lavarse con agua y jabón), antes de preparar los alimentos y luego de ir al baño.
• Se sugiere que los menores de 2 años no ingieran comidas rápidas.
• Respetar la prohibición de bañarse en aguas contaminadas.
• Consumir agua potable. Ante la duda, hervirla.

Fuente: Comité de Nefrología de la Sociedad Argentina de Pediatría / Dirección Provincial de Medicina Preventiva


¿Cómo se manifiesta el SUH?
En los primeras días de desarrollo de la enfermedad, los signos que deben motivar la consulta médica son:
• diarrea
• sangre en las heces
• irritabilidad
• debilidad
• letárgica
• heces con olor fétido

Síntomas posteriores:
• disminución de la orina
• palidez
• distensión abdominal o aumento en el perímetro abdominal (debido al agrandamiento del hígado y del bazo)
• magulladuras
• erupción cutánea en forma de pequeños puntos rojos (petequias)
• coloración amarillenta de la piel (ictericia)
• disminución del nivel de estado consciente
• convulsiones

Volver


-Secciones-

Actualidad >>

Deportes >>

Detectan nuevos aumentos durante la promoción del Bapro en su...

La Provincia deja de imprimir el Boletín Oficial y lo digital...

Jueces de la Cámara Nacional Electoral visitaron el recuento ...

Iritier firmó contrato y es refuerzo de Tigre

El defensor Mariano Bareiro, de Defensa y Justicia, sufrió un...

River comenzó la defensa del título en Copa Argentina con un ...

Economía >>

Información General >>

El precio del asado se multiplicó por 15 en la última década,...

El Gobierno condona deudas a empresas de La Rioja para impuls...

Supermercados congelan precios de marca propia en un contexto...

El Gobierno anunció el aumento de jubilaciones, asignación po...

Macri recibe en la residencia de Olivos al vicepresidente de ...

Amplían el procesamiento a Jaime por enriquecimiento ilícito...

Espectáculos >>

Internacionales >>

El Cirque Du Soleil regresará al país en febrero con un nuevo...

Fito Páez trabaja en un archivo audiovisual que indaga la obr...

Sin el Indio y Skay, los ex Redonditos de Ricota vuelven a un...

Hezbollah condena ataques en Cataluña que “difaman los princi...

Sube a 14 la cifra de muertos en los ataques en Barcelona y C...

Multitudinario y emotivo homenaje a las víctimas del atentado...

Política >>

Policiales >>

Vidal pidió a sus ministros que se centren en la "gestión" de...

Massa y Stolbizer se reunieron con diputados de 1Pais para di...

Bullrich dijo que en octubre habrá “dos alternativas” y Stolb...

Controlan el incendio de un Vehículo en Pacheco

Desafectaron a otros siete comisarios generales de la bonaere...

Evitan una fiesta electrónica ilegal en San Isidro


COPYRIGHT © 2008 elcomercioonline.com.ar - Todos los derechos reservados.

Escribanos o envíenos sus sugerencias AQUÍ - por publicidad consulte AQUÍ